Miércoles, 26 Octubre 2011 16:16

Six Sigma puede no ser la solución

Escrito por 
Valorar este artículo
(0 votos)
Via contraria Via contraria

Bruce Nussbaum fue citado en la revista Bloomberg Business Week cuando, en septiembre 26 del año 2005, expresó lo siguiente ante una audiencia de una escuela de negocios: "No puedes utilizar Six Sigma como un camino hacia la innovación."

 

En este año, 2011, se realizó una encuesta sobre Six Sigma con el gobierno estadounidense, en la cual se determinó que no todas las implementaciones de esta metodología ha dado los resultados que se esperaban en algunas de las industrias donde fue aplicada. Este mismo año surge también un artículo de la revista Quality Progress titulado: “¿Está muerto Six Sigma?”, en donde tocan el mismo tema.

 

Muchos de los que han sido entrenados en Six Sigma no han logrado visualizar que esta metodología no es para todas las organizaciones, debido a que no han sido capaces de romper con el paradigma de que “Six Sigma es para todos”; ocasionando así más problemas que soluciones. Six Sigma funciona para algunas organizaciones, pero no para todas, por lo que es necesario crear “un traje a la medida” de reglas y procesos que cumplan con un estándar que reproduzca los resultados deseados.

Six Sigma fue diseñado por un grupo de empleados de Motorola quienes lanzaron el programa al mercado de manera exitosa. Este grupo de empleados creativos aseguraban que los procesos estadísticos tenían que realizarse de una manera organizada para que éstos puedan ser efectivos. Las siete herramientas de la calidad del Dr. Kaouru Ishikawa ayudan a desarrollar un equipo de trabajo capaz de resolver problemas y funcionan para muchas de las disciplinas de calidad que existen actualmente. Estas herramientas no sólo funcionan para Six Sigma, sino también para la Administración Total de la Calidad e ISO 9001:2008. Yo en lo personal he tenido los mismos resultados en las operaciones a través de programas hechos a la medida que mezclan las tres disciplinas en un solo programa empresarial. 

 

 

En los 80, cuando los programas de calidad estaban pasando por un proceso de reingeniería, la palabra que se usaba comúnmente era "paradigma". Sam Walton hizo un gran cambio en el mercado minorista, lo cual ocasionó que los competidores no tuvieran otra opción más que seguirlo. Este señor revolucionó su cadena de negocios. El pensamiento de este tipo de filosofía es lo que permite que las empresas se recuperen cuando estas tienen muchos problemas por resolver. En el mayor de los casos, Six Sigma no posibilita que esta recuperación ocurra a través del tiempo, por lo que las fallas empiezan a incrementar hasta que todo el sistema se desmorona, costándole a la organización cientos o cientos de miles de dólares.

 

Es muy común enfocamos sólo en los nombres y en las certificaciones, pero muchas veces evitamos reconocer que estos programas no son los apropiados para nuestro negocio. A veces, es mejor tratar de implementar un conjunto de procedimientos e instrucciones que sean similares o equivalentes a la certificación que creemos que es la apropiada para el éxito de nuestra organización.

 

Por ejemplo, Usando ISO como una herramienta de Six Sigma es una posibilidad, si los procesos se llevan a cabo de forma coherente con los de Six Sigma y son seguidos por la filosofía de la Administración Total de la Calidad divulgados por el Dr. Deming, Sr. Baldrige, y Dr. Ishikawa.

 

Hay algunos consultores quienes dicen que el despliegue de Six Sigma fue todo un éxito, pero si los procesos no demuestran resultados a largo plazo, entonces eso se convierte en más problemas para la organización. Si usted es de los Gerentes que decide implementar Six Sigma en su organización y a la vez no logra ver los resultados de esta metodología, entonces usted ha perdido tanto tiempo como dinero. Usar el concepto de diseñar los procesos junto al personal que los va a utilizar y ajustarlo a las necesidades de la organización, le ahorrará a la empresa tiempo y dinero. La búsqueda de una certificación, tanto de ISO 9001 como cualquier otra, debe de realizarse cuando los procedimientos e instrucciones que hayan sido establecidos reflejen en los indicadores de la empresa los ahorros en tiempos y costos.

 

Este es un modelo que ha funcionado en organizaciones que no están seguras de lo que necesitan. La industria automotriz requiere la certificación ISO, mientras que los bancos y otros proveedores de servicio se enfocan en Six Sigma. Escoger el estilo correcto depende del equipo gerencial, mientras que escoger el estilo incorrecto depende en el Gerente.

 

La metodología Six Sigma está perdiendo terreno no sólo por este tipo de filosofía, en donde la organización ajusta los programas de acuerdo a sus necesidades, sino también, a que los programas Six Sigma han permitido demasiada flexibilidad en el uso incorrecto de esta metodología en los procesos de una organización. Durante un periodo de tiempo, estos procesos son estirados como si fueran un resorte hasta que llega un punto donde estos no tienen más flexibilidad, por lo que se vuelven rígidos. A este punto, el sistema se rompe y se hace imposible cumplir con los resultados que se esperan. Es posible recuperarse, pero es muy probable que se deba de formar un equipo para encontrar y cerrar las brechas, ocasionando un gasto adicional de dinero para encontrar y resolver el problema.
 
Artículo traducido del inglés por: Ing. Rafael J. Mateo C. 

 

Fuentes Bibliográficas 

Evans, J. R., & Linsay, W. M. (2008). Managing for Quality and Performance Excellence. Mason: Thompson Higher Learning.

Lewis, J. P. (2011). Project Planning, Scheduling, and Control. New York: McGraw-Hill Co.

Nussbaum, B. (2005). Six Sigma to Failure. Bloomberg Business Week, 75.

Retrieved from The Wall Street Journal - Business Insight: http://online.wsj.com/article/SB10001424052748703298004574457471313938130.html

Staff. (1998). Harvard Business Review on Strategies for Growth. Boston: Harvard Business School Publishing.

. Retrieved March 26, 2011, from WNS.com: http://www.wns.com/Home.aspx

Weeks, J. B. (2011, October). Is six sigma dead? Quality Progress, 44(10), 22-28.

Retrieved from BPM Institute.Org: http://www.bpminstitute.org/articles/article/article/reasons-for-six-sigma-deployment-failures.html

Leído 6995 veces Modificado por última vez el Martes, 18 Septiembre 2012 03:06
Wayne Johnson

Executive Management Consultant for Suprema Qualitas. Bachelor of Science in Technical Management, concentration in Operations Management. Experienced Manager with Expertise in Production Management, Project Management, and Quality Management; Extensive background in Process Analysis and Root Cause Analysis; experienced in staff Training and Development. He has performed Organizational and Strategic Planning in both the government and civilian sectors. 

Mr. Johnson has provided vendor management and logistical process development. He has written procedures manuals for International Organization for Standardization (ISO) Certification for a cable manufacturer, textile firm, and for a ball bearing slide manufacturer. He has been a key presenter for ASQ Section 1128 and has arranged many events for the section in Quality Standards. Member of PMI.